domingo, 15 de mayo de 2016

AMARO PARGO. HISTORIA Y LEYENDA. Andrés D. Ballester




Amaro Rodríguez Felipe y Tejera Machado


Cuando hace pocos días recibí la propuesta de una buena amiga para que escribiera un pequeño artículo en su blog con renacida motivación, me sentí en la tesitura de elegir una temática atractiva por el contenido que del citado blog se espera. Addimensional puede, a mi juicio, establecerse como punto de divulgación, encuentro y foro de los más diversos temas. Por lo que me decidí a traerles en este medio un personaje histórico que se siente muy cómodo en la versatilidad del universo del misterio: hablaremos del corsario Amaro Pargo. ¿Cuantos de nosotros podemos afirmar siquiera haber escuchado su nombre en alguna ocasión?. Bien, pues este tipo estaba en el top cinco de los piratas en su época dorada, a la altura de los grandes Drake o Barbanegra.


Contextualicemos al personaje:

Es justo señalar que la piratería (en su definición más amplia), en un marco geográfico exclusivamente occidental, es una actividad de rapiña existente desde que el hombre puso el primer barco destinado al comercio en el agua. Una consecuencia, por tanto, de las relaciones mercantiles costeras. Más tarde, constituidos los imperios de ultramar en los siglos XVI y XVII (España, si, España he dicho, Portugal, Inglaterra, Holanda, Francia,…), se trazan tantas rutas como se hace posible en una carrera por el enriquecimiento a costa del Nuevo Mundo, sus recursos y sus gentes. España es en este momento la potencia hegemónica en el mar Caribe o de las Antillas. Que tengas la tarta más grande irremediablemente siempre causará que todos se tienten a querer coger un poco de ella.



Es ahora  cuando hace su aparición la figura del corsario: un particular con suficientes caudales para invertirlos en la botadura de un ( o varios) barco y armarlo, siendo patrocinado por la corona mediante una patente de corso1. Permiso que les da derecho a ejercer el saqueo a naves y ciudades costeras de las coronas rivales, recalar en puertos sometidos o aliados de dicho estado, y las obligaciones de auxilio además de rendir cuentas e incluso entregar porcentajes de lo despojado a su favorecedor. Su finalidad geopolítica es el entorpecimiento y sabotaje de rutas comerciales rivales con la prerrogativa de que el asalto de un corsario no era casus belli suficiente para la declaración formal de guerra al estado ‘patrocinador’, quien en última instancia se desentendería, ya que como hemos recalcado son actividades propias de un particular cuya finalidad individual es relativamente sólo enriquecerse. Si, exactamente lo que pensáis, una artimaña legalista para joderse y luego saludarse entre reyes, eso si, muy educadamente como si nada. El postureo no lo inventamos ni nosotros ni facebook.
Otra curiosidad es que por regla se enarbolaba la bandera estatal mercante con escudo de armas dada su naturaleza dual: civil y militar; y no una pirata, como en principio pudiéramos pensar, pues un corsario si tenía patria. 


Consideraciones biográficas:
Amaro Rodríguez Felipe y Tejera Machado nace ( según qué fuentes el 3 de mayo de 1678) en este contexto en un lugar que ejercía de puente entre los dos Mundos, San Cristóbal de La Laguna en la isla de Tenerife. Tuvo que haber asistido de primera mano a toda la construcción de un aparato naval capaz de largos, complicados y tensos viajes.

En un pueblo lleno de historias de marineros, cavernosas tabernas, prostíbulos, del tránsito de esclavos a Ámerica; mercados, legales y clandestinos, de aguardiente, vino, ron y azúcar. Lugares en los que se podía vender y comprar casi cualquier cosa. Tuvo que crecer con la promesa de una vida de exceso allende el océano, con la esperanza de una posibilidad de prosperar si se le echaba arrestos a la vida. Imagínense un nudo de civilizaciones, de rutas navales, imagínense un sitio en el cual estés donde estés se pueda ver u oler el agua salada. Eso debió ser Tenerife en aquella época, bullicio de tránsito. No es de extrañar que Amaro se hiciese a la mar muy joven. Y es que, como me gusta decir, toda aventura pasa primero por poseer un corazón osado. Amaro sin duda lo tenía.

Contaba con otra ventaja: su condición como parte de la burguesía isleña enriquecida de forma exponencial en este siglo de la rutas de ultramar, lo cual es un eficaz punto de partida. Dinero llama dinero, dicen.



Pues bien, en este punto sobre el año 1701, el ya alférez Amaro Rodríguez embarca en una Galera real, el Ave María, donde destaca de forma sobresaliente en una escaramuza con un navío pirata. Aprovechando la codicia de los agresores, simula una ficticia rendición permitiendo trabar combate cuerpo a cuerpo en posición favorable. Hecho por el que es recompensado con su primera capitanía. Y de aquí al cielo, el monopolio comercial ejercido por la metrópolis con sus colonias (o Flota de Indias), permite a Amaro amasar una gran fortuna, mercadeando con esclavos africanos (negrero), vino y aguardiente (destilado por él mismo) principalmente. Tanto dinero llega a ganar que pasa de capitán a también armador, propietario y copropietario de una multitud de barcos constituyendo una flota propia2. Hasta poseer el mayor patrimonio de todas la islas Canarias.

 
Parejo a su actividad comercial, se hace con una de las patentes de corso otorgadas por Felipe V para aliviar la presión que ingleses y holandeses ocasionan a los convoyes españoles. Es ahora cuando se convierte en un destacado, y cuando su figura pasa a ser arropada por leyendas. Ya no se limita a reaccionar, sino que inflige castigo, a hierro y fuego, a una panoplia tan heterogénea de enemigos del Estado: principalmente ingleses, holandeses, turcos, berberiscos y piratas apátridas. Saqueaba sus mercancías, apresaba o ejecutaba a sus tripulaciones y hundía directamente las naves que no eran confiscadas o aprovechadas; de lo que sólo daba cuentas de una forma puntual a una corona que estaba más centrada ya en no desplomarse que de las empresas particulares de estos agentes. En todas estas correrías tuvo encontronazos con otros personajes ilustres como Barbanegra del que consiguió escabullirse, se batió en duelo personal con capitanes rivales, fue encarcelado, protagonizó altercados en cantinas y autenticas batallas campales en barrios rojos portuarios; fue golpeado, disparado y apuñalado en incontables ocasiones; engendró sólo un hijo ilegítimo en Cuba y nunca se casó. Una vida nada sedentaria, digámoslo así. Por su persistencia y lo escurridizo que se mostraba en el mar buscando su presa entre los navíos más suculentos, se le conoció como 'Pargo' en clara alusión al pez de temperamento semejante, y debió gustarle el mote porque estimuló el uso del seudónimo utilizándolo él mismo con frecuencia.

                                    Barba negra


Creyente acérrimo y devoto de la virgen de Rosario, es muy destacable y enigmática la relación de profunda amistad y dirección espiritual con Sor María de Jesús conocida como' la Siervita de Dios', a la que atribuía la capacidad milagrosa de bilocación, ya que la identificó como su salvadora en una refriega con un turco en Cuba donde casi es apuñalado fatalmente. En otra ocasión una tempestad de seguro resultado mortal fue calmada arrojando al agua la reliquia amputada del cilicio personal de la novicia. La veneró hasta tal punto que costeó un carísimo sarcófago de cristal en el Convento de Santa Catalina de Siena donde su cuerpo permanece actualmente incorrupto. El mencionado sarcófago únicamente es expuesto cada 15 de febrero. Posee tres cerraduras y sólo podría ser abierto con las tres llaves correspondientes en posesión hoy del Ayuntamiento de la Laguna, los descendientes de Amaro y las monjas del convento respectivamente3, en un orden y sentido específico sólo conocido por las religiosas, instrucción transmitida por ellas mismas... En Sor María también se manifestaron supuestamente otros dones y prodigios como sanación, estigmas, éxtasis, levitación, hipertermia y clarividencia.



Cuerpo incorrupto de Sor María de Jesús



Podemos imaginar la influencia que un envejecido y escandalosamente rico Amaro detentaba en su tierra natal al final de sus días. Personaje conocido y respetado por todos ( incluso hoy), como oligarca: asegurando cierta estabilidad en materia seguridad pública repeliendo ataques de piratas, bucaneros y filibusteros de costa en aguas del archipiélago4; y como benefactor: donando en varias ocasiones parte de su fortuna a reformas de iglesias, cofradías, a los desfavorecidos e incluso estableció una capellanía para asistirlos. Algo que entronca con sus convicciones piadosas.



Accede a la nobleza por certificado real en 1727 y es titulado 'señor de soga y cuchillo' por Felipe V que facultaba para castigar incluso con la pena capital. Tal poder se atribuye.



Muere el 14 de octubre de 1747, en su ciudad natal, honrado como un héroe nacional. Se le enterró en el sepulcro familiar de la Iglesia de Santo Domingo del mismo municipio, cuya losa de mármol es ornamentada en su parte superior por el escudo familiar y en la inferior por una calavera y dos tibias cruzadas ( símbolo por excelencia de la piratería). Ésta se representa guiñando un ojo, lo que hasta hoy se reconoce fácilmente como un signo de un agudo sentido del humor, riéndose de la muerte en su propio epitafio. Una genialidad de la que sólo los célebres entre unos pocos pueden.




Lápida del sepulcro familiar

El tesoro:
Si hay un misterio arquetípico por el que un pirata debiera ser recordado inevitablemente éste sería siempre haber escondido un tesoro en alguna parte ¿verdad?, Pargo no podría ser menos. La hipótesis propone que consistiría en una cantidad indecente de joyas y botines no declarados a la corona provenientes de sus actividades como corsario; por lo que es lógico pensar que esas posesiones nunca constarían en el documento legal de su testamento. Se ha especulado sobre su ubicación en varios puntos de la isla de Tenerife hasta el extremo de que su casa de Machado en el municipio de Rosario ha sido saqueada sistemáticamente por 'indianas joneses' modernos, quedando en un estado deplorable de ruina ante la pasividad de las autoridades. Si existe o no, y dónde se hallaría, es parte de la leyenda.




Casa de Machado



Amaro Pargo es uno de esos personajes que la tradición oral ha desvirtuado a lo largo del tiempo añadiendo seguramente a la mezcla elementos románticos y de mito, pero que al mismo tiempo ha salvaguardado del mas infame de los olvidos, manteniendo viva su importancia en el imaginario popular, al menos en las islas afortunadas. Aquellos con un pensamiento científico e histórico tendemos ( y en principio es nuestro deber) a cuestionar esta fuente, cometiendo el error de llegar a subestimarla o negar directamente lo que de ella podemos aprender. Pero planteémonos lo evidente: un corsario no dejaría prueba, a modo de confesión escrita, de sus tropelías en alta mar para no ser encausado por sus acciones, a buen seguro muchas de ellas ilegales. Y por lo tanto no trasciende hasta nuestros días una visión completa del sujeto, dejando un gran margen a la epopeya.



Precisamente por esa bruma suspendida entorno a su figura podemos fantasear y emocionarnos. Podemos incluso imaginar a un español disputar combate en una recóndita cala caribeña con un afamado pirata de barbas renegridas.







BIBLIOGRAFÍA RECOMENDADA:
PAZ SANCHEZ, Manuel de. El Corsario de Dios: Documentos sobre Amaro Rodríguez Felipe (1678-1747). Archivo Histórico Provincial de Santa Cruz de Tenerife, 2015.
VV.AA. LAS PUERTAS ATLÁNTICAS: PIRATAS Y CORSARIOS EN CANARIAS (SIGLOS XV-XIX). CONSEJERÍA DE EDUCACIÓN, CULTURA Y DEPORTES DEL GOBIERNO DE CANARIAS, 2007.
Fuentes imágenes:
- https://upload.wikimedia.org/wikipedia/commons/b/b2/Amaro_Pargo.jpg
-http://4.bp.blogspot.com/p8G6YQlMqj8/Tzz7e3R5ejI/AAAAAAAADt0/
wj4LFkd1OyM/s1600/Sor+Maria+J.jpg
- https://mivelerobergantin.files.wordpress.com/2014/01/tumba.jpg?w=584
- http://www.canarias7.es/ocio/mochila/fotos/9-ppal.jpg
- http://1.bp.blogspot.com/-TKoe8Fguxno/T6pNuv8zF8I/AAAAAAAAAQ4/3C-OtqpYdx4/s1600/Calavera_AmaroPargo.jpg
1 Principal diferencia con las actividades tan heterogéneas de piratas, bucaneros o filibusteros.
2 En la cual destaca su barco favorito y compañero en sus hazañas llamado 'El Clavel' que disponía de 25 puestos artilleros.
3 En un origen una de las llaves se guardaba en el convento de Santo Domingo, la otra en el monasterio de Santa Catalina y la tercera fue entregada a Amaro Pargo.

4 Debido a su lejanía de la península ibérica, y su realidad de pequeñas poblaciones costeras diseminadas, siempre ha sido un punto conflictivo en política de defensa estatal y blanco asequible de la piratería de 'bajura'.

No hay comentarios:

Publicar un comentario